Torsión Tibial Interna:

 


La torsión tibial (desviación de la tibia hacia fuera de la línea media o hacia dentro) depende de la edad del niño y es variable de una persona a otra. El curso natural de dicha anomalía incluye la rotación hacia fuera conforme crece el niño. La torsión tibial interna o medial se expresa por una cifra negativa y la torsión tibial externa o lateral se expresa por una cifra positiva. In útero se aprecia que la tibia se encuentra desviada hacia la línea media en aproximadamente -40°, al nacer este ángulo es menor y a medida que el niño crece dicho ángulo  va disminuyendo aproximadamente 5° por año hasta alcanzar la cifra del adulto de aproximadamente 15°.

En lactantes la torsión tibial interna anormal suele acompañar al genu varum, como deformidad aislada su incidencia es poco común. La torsión tibial interna demasiado intensa puede surgir por combinación con ante versión femoral. Por lo general los padres llevan al niño al ortopedista entre los 6 y 12 meses de edad y refieren que el niño mete los pies. En ocasiones no se detecta el cuadro antes que comience a caminar el niño. Cuando se examina al niño se aprecia que cuando camina los pies están desviados hacia la línea media y las rotulas ven al frente. Es de suma importancia saber si los hermanos mayores del niño y sus padres tienen torsión tibial interna, porque la subdivisión en formas hereditaria adquiere importancia práctica en el pronóstico y tratamiento. Si las tibias de los padres y/o hermanos mayores tienen alineación normal, es muy probable de que se corrija este defecto entre los 7 y 8 años de edad en forma espontánea, si se advierte que la torsión tibial interna es anormal y persistente entre los miembros de la familia, el pronostico de corrección espontánea es reservado, y habrá que considerar medidas terapéuticas intensivas.

El tratamiento varía desde la implementación de ejercicios de manipulación y estiramiento, los cuales se deben realizar en sesiones de 20 a 30 cada vez que se cambia el pañal del niño, hasta el uso de aparatos correctores tipo férula de Denis Browne o Wheaton Brace. Si después de los 8 años persiste la torsión tibial interna anormal y existe incapacidad funcional, estaría indicada la corrección quirúrgica.

Cuando la tibia esta desviada hacia fuera se habla de Torsión tibial externa o lateral, generalmente es adquirida por efecto de posición intrauterina o compensatoria de una ante versión femoral. Durante la marcha el niño dirige el pie hacia fuera (marcha de Pingüino). La torsión tibial externa no se corrige espontáneamente, se recomienda la implementación temprana de ejercicios de manipulación y estiramiento  y el uso de férulas correctoras. La  corrección quirúrgica esta indicada cuando el niño tiene 10 a 12 años.

Ortopedia Infantil

Esta pagina tiene como finalidad guiar a los padres preocupados en el adecuado crecimiento y desarrollo del sistema músculo esquelético de sus hijos, asi como también en la corrección de las deformidades que ellos presenten.

Articulos